Estilos de liderazgo


 

En todos los equipos surgen diferentes formas de liderazgo. Cada persona dentro de un equipo puede manifestar su liderazgo en algún momento. La función de liderazgo varía dependiendo del momento por el que pasa el equipo dentro de su proceso evolutivo, y generalmente va ligada a la situación y al contexto en el que éste se produce.

En este sentido, podemos identificar, de entrada, cuatro formas de desempeñar el liderazgo dentro de un equipo:

–Autoritario

–Negociador

–Visionario

–Súper líder

 

Líder autoritario

Impone órdenes e instrucciones a los demás miembros del equipo. Este tipo de líder produce sumisión y se sustenta en el miedo que consigue generar.

Líder negociador

Crea una relación de intercambio y está orientado a la entrega de recompensas, materiales o simbólicas, a los demás miembros. Genera una obediencia en busca de la recompensa.

Líder visionario

Inspirador, carismático, tiene gran capacidad de comunicación y para lograr transformar las expectativas de los miembros del equipo.

Super Líder

Se enfoca hacia el desarrollo y crecimiento de los miembros del equipo. Fomenta la iniciativa y la responsabilidad dentro del grupo.

 ¿Con cuál de ellos líderes te gustaría trabajar?

Trabajar con un líder autoritario

•“Si vas a trabajar conmigo quiero que tengas algunas cosas muy claras:

1.Me han asignado este puesto los jefes

2.Soy exigente y voy a controlar todo el trabajo

3.Yo tomo las decisiones

4.Yo digo de qué modo se hacen las cosas

5.¡Tráeme un café!”

Llevado al extremo, este tipo de líder se podría convertir en un líder “opresor”, generando sumisión y escepticismo en el equipo.

Trabajar con un líder paternalista

“Hola joven. Si trabajas conmigo vas a estar muy tranquilo, ya que las decisiones del equipo las tomo yo. Si tienes alguna duda o surge un problema no dudes en contármelo. Y, por favor, no des nada por cerrado hasta que yo lo supervise”.

Este tipo de líder puede llegar a bloquear la iniciativa y el desarrollo del equipo. No delega y puede imponer sanciones, lo que le distancia del equipo.

Trabajar con un líder permisivo

“¡Ah, hola! ¿Vas a trabajar con nosotros? ¡Perfecto! Que alguien te explique a qué nos dedicamos y ya tú vas haciendo lo que creas más conveniente. A tu aire ¿de acuerdo? Por cierto, ¿juegas al padel?”.

Este tipo de líder no orienta, ni coordina al equipo. Tampoco marca con claridad la meta, con lo que resulta fácil perder de vista la finalidad del equipo y que surja apatía y desinterés por el trabajo.

Trabajar con un líder participativo

“¡Hola, qué tal! Me he informado mucho sobre ti y estoy seguro de que harás un gran trabajo con nosotros. No dudes en compartir con el resto del equipo cualquier duda, pero sobre todo, cualquier idea. Mañana tenemos la reunión sobre objetivos y quiero que me ayudes a hacerla. ¿Te traigo un café?

El líder participativo, comparte el liderazgo con el equipo y facilita la comunicación. Construye, en definitiva, una cultura de equipo.

 

Síguenos en twitter: @PymeActiva

Síguenos en facebook: PymeActiva

Estamos en Google+: PymeActiva

Si te ha gustado esta entrada, aquí tienes otras que pueden interesarte:

6 consejos para general confianza en el ámbito de la empresa

Motivación laboral: aprovecha las oportunidades

Aire Acondicionado en Sevilla

Otra forma de climatizar
 
 
 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s